Por: Carlos Mario Jiménez


Mis redes




Comparte esta noticia

Así se despidió Jorge Oñate: 41 días luchando por vivir

Toda la información frente a la salud del ‘Jilguero de América’ quien murió la noche del sábado en el Hospital Pablo Tobón Uribe.

JORGE OÑATE TRASLADO MEDELLIN
Andrés Aguirre, director del Hospital Pablo Tobón Uribe, advirtió que Jorge Oñate ingresó a la unidad de cuidados intensivos porque su situación es “crítica, necesita apoyos de áreas como infectólogos, patólogos”.


Desde el lunes 18 de enero, el cantante Jorge Oñate fue traído desde su residencia ubicada en el Municipio de La Paz, a unos 15 minutos de Valledupar, hasta el Instituto Cardiovascular del Cesar.

El día siguiente, el centro médico emitió un comunicado para los medios de comunicación y comunidad en general: hablaron de “infección respiratoria aguda”, y Oñate permanecía en una habitación sin mayores complicaciones.

Siempre se habló sobre un supuesto contagio de COVID-19, pero el Instituto Cardiovascular y la familia del ‘Jilguero de América’ nunca aceptaron que el virus era la razón por la que había asistido de urgencias.

TE INTERESARÍA LEER: Historia del PLUMA BLANCA – Aco Pérez

El viernes 22 de enero, Oñate fue remitido a la Unidad de Cuidados Intensivos, Sala Esperanza, por confirmarse contagio de COVID-19 y presentar complicaciones en sus vías respiratorias.  

Para el 27 de enero, Jorge Oñate fue dado por muerte en redes sociales. Ese mismo día, el Instituto Cardiovascular informó sobre la “mentira” y se manifestó una situación “delicada” en Sala de Aislamiento Respiratorio.

Superó el COVID

El 10 de febrero, Jorge Oñate superó el COVID-19, así lo manifestó su mánager, José Eduardo ‘Mono’ Romero. Ese día se conoció, además, que salía de la Sala Esperanza y era remitido a otra unidad de cuidados intensivos para continuar con su recuperación, debido a secuelas ocasionadas por el coronavirus.

Para el 12 de febrero se conoció sobre un nuevo parte médico. El intérprete de ‘Se te fueron las luces’ había despertado, tuvo contacto con su esposa Nancy Zuleta y alcanzó a dar muestras de mejoría Jorge Oñate estaba listo para ser intervenido quirúrgicamente por una pancreatitis.

El domingo 21 de febrero, todo estaba listo para intervenirlo por una pancreatitis sufrida hace algunos días, sin embargo, los médicos del Instituto Cardiovascular siempre fueron claros con sus familiares y explicaron los inconvenientes a que estaba expuesto el cantante de La Paz si algo fallaba durante la cirugía. Finalmente, no fue llevado al quirófano y se optó por cambiar los medicamentos que ayudaran a mejorar la crisis.

El martes 22 de febrero, sin mayores detalles y buscando nuevas esperanzas, familiares de Oñate lo remitieron desde Valledupar, en avión ambulancia, hasta la ciudad de Medellín.

En el Hospital Pablo Tobón Uribe permaneció bajo pronóstico “crítico” y a la espera de una serie de exámenes que permitirían conocer a fondo su estado de salud por parte de los especialistas.

Andrés Aguirre, director del Hospital Pablo Tobón Uribe, advirtió que Jorge Oñate ingresó a la unidad de cuidados intensivos porque su situación es “crítica, necesita apoyos de áreas como infectólogos, patólogos”.

Adiós Jilguero

Desde el jueves 25 de febrero, Jorge Oñate entró en fase crítica. Una laparotomía casi que obligatoria fue realizada con éxito, sin embargo, en horas de la noche se le presentó una hemorragia desde el páncreas ocasionando la pérdida de sangre.

Hasta la tarde del sábado, el Jilguero de América no pudo superar esa dura prueba y entonces los médicos avisaron a sus familiares que solo un milagro lo salvaría. Sobre las 11:00 de la noche, el más fuerte, el Ruiseñor del Cesar, el Invencible, se fue apagando y despidiéndose de todos quienes estaban en el Hospital Pablo Tobón Uribe.

Adiós al mejor cantante del vallenato, un hombre de cualidades excelsas para entonar melodías y liderar toda una generación para la historia. Hasta luego maestro Jorge Oñate, descansa en paz.