Farándula

1 junio, 2020

¿Cuál es el interés de Álvaro Uribe en ayudar a músicos del vallenato?

Una reunión entre cantantes y acordeoneros con el hoy senador de la República abre paso a una posible solución, para más de 350 agrupaciones en Colombia.

Alejarse de colores políticos y hasta de creencia religiosa, es la convicción del senador Álvaro Uribe Vélez para que todos los sectores se unan en pro de ayudar a la cultura, especialmente a músicos del género vallenato.

El pronunciamiento del expresidente de Colombia, como siempre se hizo por su cuenta de Twitter, causó revuelo entre quienes confunden el apoyo que internamente se está tramitando dese cantantes, acordeoneros y empresarios, para quienes no han tenido la oportunidad de generar ingresos hace más de tres meses, desde que se declaró la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus COVID-19.

“A esta hora nos reunimos virtualmente con artistas del vallenato. Silvestre Dangond, Peter Manjarrés, Juancho de la Espriella, Cocha Molina, entre otros. Que Ingreso Solidario se extienda a todos los trabajadores de la cultura, somos el correo social de los colombianos”, dijo Uribe en su cuenta.

Otros invitados al encuentro virtual fueron Poncho Zuleta, Kenel ‘Swing’, Wilfran Castillo, el empresario Diomar García, el mánager Carlos Bloom y así sucesivamente.

TE INTERESARÍA LEER: ¿Qué tanto daño hace la informalidad laboral a la música en tiempos de cuarentena?

“Expresiones culturales logran que aquellos que no se pueden juntar en otros temas, en política, en religión, se unan en la cultura, en el deporte… ustedes son constructores de esa mínima unidad que se necesita para poder hablar de nación”, recalcó Álvaro Uribe Vélez haciendo mención al indispensable trabajo que realizan los músicos con sus expresiones cantadas y narradas en cada una de las canciones.

¿Qué busca Uribe con el vallenato?

La música, bien sea el vallenato, reggaetón, merengue, urbano, champeta, ranchera, entre otro género, ha sido una de las más golpeada con la aparición del COVID-19. Desde la propagación del virus, una de las medidas principales fue prohibir eventos con aforos mayores a 500 personas, luego se redujo a 50 y finalmente cancelaron todo tipo de encuentro social.

Dicho de otra manera, hace cerca de tres meses que artistas y agrupaciones dejaron de producir, por ende los músicos secundarios como cajeros, guacharaqueros, congueros, timbaleros, guitarristas, bajistas y demás, no tienen trabajo ni mucho menos cómo sostener a sus familias.

Los integrantes de agrupaciones son, en su mayoría, contratados de manera informal para cumplir un servicio por presentación. Escasamente tienen una póliza cuando salen de viaje, pero no tienen respaldo a través de una empresa que avale su seguridad social, pensión y riesgos laborales. Existen algunas excepciones.

TE INTERESARÍA LEER: Los Alegres de Badillo, primera agrupación de Diomedes Díaz

Al expresidente Álvaro Uribe le llegó una solicitud de los principales líderes del vallenato para que intermedie con el gobierno de Iván Duque, de esa manera conseguir la manera de trabajar muy pronto, aunque tienen claro que para asistir a eventos masivos falta mucho. Tampoco es cierto que los más representativos líderes del género ingresarán al Ingreso Solidario, entregado por el gobierno Duque en esta época.

La propuesta, de acuerdo a la información obtenida por PRIMERA LÍNEA, es que de manera gradual y guardando protocolos de bioseguridad, el presidente Iván Duque flexibilice la normatividad de prohibición de vida social, específicamente, el punto de quiebre es que se le permita a las agrupaciones amenizar eventos con un grupo de personas reducidas, entre 30 y hasta 50, con el acompañamiento de las autoridades sanitarias y de salud, con el fin de reactivarse de manera transitoria a nivel privado. Una posible apertura, como ha sucedido con otros sectores de la economía colombiana.

Dicho de una manera explícita, músicos nuevamente debajo de un quiosco, un palo de mango, un salón cerrado o hasta una parranda típica, para quien esté dispuesto a pagar por sus servicios y también se comprometa a implementar los requerimientos en protección y salud.

No es cierto, como muchos han criticado en redes sociales, que el beneficio será para Silvestre Dangond, Peter Manjarrés, Poncho Zuleta, ‘El Cocha’ Molina y otros, estas personas intentan articular esfuerzos para darle un alivio a quienes los han acompañado por años en las tarimas pero que actualmente no tienen la manera de generar ingresos y son otros de los tantos damnificados por la falta de empleo en el país.

Silvestre respondió desde Twitter, aclarando que su intención es indagar y buscar una pronta solución al problema.

“Qué tiene de malo averiguar cómo se pueden ayudar a miles de músicos desempleados y buscar ideas que nos puedan aclarar el panorama con respecto a volver a laborar de forma gradual. Tocar no es entrar”, manifestó el artista más representativo del vallenato en la actualidad, advirtiendo que de la reunión hicieron parte el Viceministro de Salud y la ministra de Cultura, Carmen Inés Vásquez Camacho.

Son alrededor de 350 agrupaciones, solo de vallenato, en Colombia, eso se traduce en aproximadamente 10.000 familias que quedaron sin sustento por la emergencia sanitaria decretada por el gobierno de Iván Duque, hasta el mes de agosto por ahora.

Es una de las industrias que más rentas y utilidades produce, especialmente porque a través de la música se genera venta de bebidas y se pagan impuestos por realizar conciertos, todo eso llega a las alcaldías y gobernaciones que lo convierten en inversiones de libre destinación, en la mayoría de ocasiones. También produce ganancias a compositores y editoras, medios de comunicación, y hasta el informalismo aprovecha a la música para lucrarse.

Actualmente, Jean Carlos Centeno y Elder Dayán son los únicos artistas del vallenato con un show totalmente digital, que hicieron desde Valledupar en el proyecto denominado Caja de la Música, pero es muy transitorio porque es imposible que cada ocho y hasta 15 días tengan la oportunidad de cobrar nuevamente para que los vean desde un televisor o teléfono inteligente.

Por ahora, Álvaro Uribe Vélez y artistas del vallenato tienen programada una nueva reunión, en la que esperan canalizar la iniciativa que por fin abra espacios a agrupaciones para volver a las parrandas en un futuro no muy lejano.