Farándula

2 diciembre, 2019

Silvestre: artista sin techo en el vallenato

Cerca de 15 mil personas se reunieron para verlo cantar en Bucaramanga, en el marco de Entre Grandes Tour. ¿Qué traerá el artista para 2020?

Booking.com

Sin temerle a los retos, anclado en su ambición por conquistar sueños en la música, Silvestre Dangond supera uno a uno obstáculos de una fulgurante carrera en el vallenato.

Artista en todo el sinónimo de la palabra. Desde su debut en 2002, con el acordeón de Román López, Silvestre no ha parado de renovar su identidad musical sin perder la esencia raizal de su natal Urumita, La Guajira.

TE INTERESARÍA LEER: Ana del Castillo y Diego Daza, teloneros de Silvestre Dangond en Valledupar

Primero fue con Juancho de la Espriella, siete trabajos en ocho años de unión los consagraron como la agrupación más exitosa y revolucionaria de la época, con grandes éxitos musicales, personales y administrativos. La unión de la década 2000 se considera la de Silvestre con Juancho.

En 2012 y más allá de los pronósticos, Dangond llamó a su agrupación a Rolando Ochoa para ‘estallar’ de emoción a seguidores y a otros quienes desconfiaban de la unión hasta último momento.

Construcción y reflexión

Más allá de su alto contenido musical y exitoso entre sus colegas, Silvestre se caracterizó por ser un artista polémico que en múltiples ocasiones pasó a brillar gracias a sus declaraciones o actos, que por el canto.

La época de excesos pasó. Una vez Silvestre pasó a vivir de Colombia a Miami, encontró, como lo dice en propias palabras, un nuevo mundo esperando por un simple cantante de vallenato quien para estar en las grandes esferas de la música latina tenía que hacer cola, fila y hasta esperar cinco horas para ser atendido por su casa disquera.

Un ingrediente más e importante fue acoger la recomendación de su mánager, Carlos Bloom, y quedarse con un acordeonero joven, que le permitiera experimentar a nivel empresarial, especialmente. Ese fue Lucas Dangond, quien remplazó a Rolando Ochoa.

Así fue como Silvestre abrió camino al contenido internacional y comenzó a incorporar sonidos urbanos, salseros y hasta tropicales en sus producciones. ‘Sigo Invicto’, su álbum más vallenato; ‘Gente Valiente’, primero confusiones; y ‘Esto es Vida’, catapultan la mirada del hoy considerado la máxima figura del vallenato, a nivel nacional e internacional.

Criticado, lastrado y hasta separado del folclor que le ha dado todo, así remó hasta encontrar su espacio ideal, un líder natural capaz de reinventarse con el pasar de días y generaciones.

Punto de partida

Silvestre fue el primero en crear, junto a un grupo de empresarios como Diomar García, Carlos Padilla y Óscar Pinzón, una gira musical con base al lanzamiento de su disco más reciente. Comenzó con ‘Sigo Invicto’, a la que integró una denominada plataforma 360 grados, en el centro del escenario para cantarle a los asistentes. Así fueron llegando el Tour Gente Valiente, Esto es Vida y ahora Entre Grandes, una sorpresa inusual para el vallenato.

Dangond llamó a un cúmulo de acordeoneros, experimentados y reyes vallenatos la mayoría, invitándolos a cantar junto a él por Colombia, Estados Unidos, Puerto Rico, Ecuador y Chile.

Hoy Entre Grandes es éxito. Boletería agotada en ciudades como Valledupar, Bogotá, Barranquilla, Miami, Cúcuta y la última fue en Bucaramanga, donde más de 15.000 personas se congregaron en la plaza de toros para verlo cantar con Julián Rojas, Omar Geles, Emiliano Zuleta, Víctor Rey Reyes, Lucas Dangond e Iván Zuleta.

“Bucaramanga me dejaste que no sé ni qué escribirte. Si hubiera una palabra más grande que AGRADECIDO, pero figúrate, solo queda este inolvidable concierto en nuestros corazones. Gracias”, escribió el artista en su Instagram.

Silvestre Dangond.

No cualquiera por su ambición confía, apuesta y sale ganador de un trance como el de Silvestre Dangond en los últimos cinco años, por algo hoy recoge frutos no solo en Colombia, sino en países que comenzó a conquistar como Estados Unidos y Ecuador, por eso no tiene techo ante cualquier vicisitud en el camino.