Farándula

21 agosto, 2020

¿Qué pasó con los uniformes de Rafael Orozco?

El Binomio de Oro de América fue una de las agrupaciones más elegantes del vallenato. Su moda traspasó fronteras y se replicó rápidamente.

Pasar del estigma a la consolidación como empresa fue la convicción y el éxito del Binomio de Oro de América, de Rafael Orozco e Israel Romero.

Desde su creación, en Barranquilla, la dupla más famosa del vallenato alcanzó un reconocimiento no solamente por sus éxitos musicales, sino por el compromiso, responsabilidad y elegancia en cada escenario.

Era prohibido ingerir un trago de licor en el escenario, esa fue una regla de oro entre los líderes del Binomio. Mientras que los uniformes, debían estar impecables.

TE INTERESARÍA LEER: ¿Quién era Dionisio Maestre?: lo desconocido de la pelea con Rafael Orozco

Rafael Orozco e Israel Romero se unieron en 1976, en Barranquilla. La idea de crear un grupo joven, con nuevas ideas, que marcara la historia en el vallenato.

El intérprete, nacido en Becerril, Cesar, estudiaba en la Universidad Autónoma, en la facultad de Administración de Empresas.

“Nosotros decidimos desde un comienzo vestir bien al grupo, vestirnos bien nosotros. Eso se nos ha destacado mucho. Son muy cuidadosos en eso. Estamos pendiente de la moda”, dijo Orozco en una entrevista.

¿Quién fabricaba los uniformes del Binomio de Oro?

“Uno debe presentarse tal como es. Un artista tiene que llegar y respetar a su público desde su vestimenta. Como te ven vestido te tratan”, decía Rafael Orozco y vaya que lo logró, porque nunca salió a cantar sin una chaqueta, camisa brillante, chaleco y hasta zapatos para 15 añeros. Ni hablar de su peinado.

“Siempre hay que presentarse bien, no solo en el escenario, sino fuera del escenario”.

El encargado de vestirlos y asesorarlos era Julio Torres Díaz, quien vistió por muchos años a los grandes de la música vallenata y tropical de la Costa Caribe.

Hizo trajes para Arroyo, Diomedes Díaz, el Binomio de Oro, Los Betos, Iván Villazón, Checo Acosta, los hermanos Zuleta, Jorge Oñate, Fabián Corrales, Juan Piña y Jorge Celedón, entre otros.

“Un día llegó al taller Rafael Orozco. Aún no estaba con Israel Romero y estudiaba en la universidad, y me dijo que quería una ropa especial. Le hice un conjunto bien chévere y fue un contrato de por vida”, contó Torres.

Unos años después se creó la sociedad ORO (Orozco-Romero), que dio nacimiento al Binomio de Oro. El vestuario de todos los integrantes, fue un encargo para Torres.

Esos uniformes, especialmente los de Rafael Orozco, permanecen con su familia después de su muerte. Este debe ser una reliquia especial, que su esposa Clara Cabello guarda muy bien, en algún sitio de la casa.