Farándula

12 mayo, 2020

La noche que Silvestre Dangond no pudo cantar con Kaleth Morales en la plaza Alfonso López

El cantante más representativo del vallenato en la actualidad llega a 40 años y lo celebrará junto a su familia en Estados Unidos, donde está residenciado. Esta es una historia exclusiva de PRIMERA LÍNEA.

Fiesta roja. Silvestre Dangond y Juancho De la Espriella como protagonistas, en el lanzamiento de su nuevo álbum ‘Ponte a la Moda’. El tercero de la considerada dupla más famosa de los últimos años.

El montaje, coordinación y cronograma fue liderado por Carlos Bloom, mánager de los artistas. Como de costumbre, hubo ‘lluvia’ de camisetas, gorras, globos y cientos de suvenires para los seguidores, especialmente los oyentes de la emisora Olímpica Stereo, que promocionó no solo la presentación oficial del disco sino la caravana en Valledupar, cuando no estaban prohibidas por la alcaldía local.

‘Ponte a la moda’ fue un disco, considerado por Silvestre como “demasiado comercial” por el estilo en canciones, canto y manera de vestir en las fotografías oficiales de la carátula.

Cuando llega Ponte a la Moda, en el 2005, quisimos hacerlo comercial. Demasiado juvenil, que es tanto así, que la ropa fue suéteres. Grabamos una canción de Kaleth (Morales) que se llama ‘Mi seguidora y yo’, nos volvimos (con Juancho) tan juveniles que el disco al comienzo no caló muy bien, pero pasa algo con los álbumes: a veces una sola canción hace un álbum, a veces un álbum está muy bueno y no tiene éxitos nacionales. Con ese disco decían que no superaba el anterior (‘Más Unidos que Nunca’), pero me dejó éxitos como ‘La indiferencia’ y ‘Dile’, que la canto y es como si hubiese salido ayer”, narró Silvestre en un documental realizado por Frankie Jazz.

TE INTERESARÍA LEER: Despidos y reducción de sueldos deja ‘huracán Mike’ en Olímpica Stereo

En julio de 2005 se realizó el lanzamiento oficial, en las instalaciones de la plaza Alfonso López. Silvestre llegó a la tarima Francisco el Hombre vestido de rojo hasta los pies, lo mismo Juancho de la Espriella.

El cantante urumitero cantó en medio de la emoción de ver al ‘silvestrismo’ abarrotado, en medio de un tremendo aguacero que acompañó la caravana de carros, motos, bicicletas y a todos los asistentes.

Kaleth no subió a la tarima

Un cordón de seguridad establecido para restringir el ingreso a la tarima Francisco el Hombre de la plaza Alfonso López le cohibió a Kaleth Morales el sueño de acompañar a su artista favorito el día que precisamente la cantaba ‘Mi seguidora y yo’.

El escenario, repleto de agua fuera del techo, fue sobrellenado por los amigos, seguidores y hasta patrocinadores del evento. El director de Olímpica Stereo en Valledupar, Javier Fernández Maestre perdió el control de la situación y prefirió hacerse a un costado, mientras que Kaleth, quien había partido desde los Quioscos de la Y, en la avenida Simón Bolívar, con la caravana se fue molesto al recibir un “no puedes seguir” por uno de los porteros.

‘El Rey de la Nueva Ola’, para esa época era un estudiante de Medicina en la Universidad del Sinú en Cartagena y había grabado su disco ‘La hora de la verdad’. Ya Silvestre le había grabado dos canciones; ‘Lo mejor para los dos’ y ‘Me la juego toda’. Era un fiel admirador de su manera de escribir y él como escritor, un fiel amante de cómo le cantaban sus obras.

TE INTERESARÍA LEER: Jean Carlos Centeno abre el camino a la supervivencia del vallenato

Esa noche, Kaleth partió en compañía de algunos amigos a disfrutar la grabación de su canción en casa de sus padres ubicada en el barrio Los Cortijos, sin poder cantar con su artista favorito en el vallenato, sin pensar que solo un mes después moriría luego de sufrir un accidente de tránsito cuando regresaba de Cartagena con su hermano, Keyner.

Para la historia una anécdota que marcó la vida de Kaleth Morales, porque Silvestre Dangond simplemente notó la ausencia de su amigo y no supo que se había ido con las ganas de cantar en la plaza Alfonso López, el mítico escenario del vallenato.