Farándula

28 septiembre, 2020

La noche que ‘Chema’ Ramos derrotó a ‘Juancho’ Polo y ganó el décimo Festival Vallenato

En 1977, un año después de su primer triunfo el Festival, se convirtió en rey Profesional, en una noche magistral en la plaza Alfonso López.

Con su sonrisa pícara, así como lo era su nota, José María ‘Chema’ Ramos abrió los caminos más inhóspitos en las sabanas de su natal Urumita, La Guajira.

Era un hombre radical en sus decisiones, no le gustaba la mentira y mucho menos, la desidia. El dinero no era su prioridad, mucho menos cuando el acordeonero se convirtió en un empleado del cantante.

Fue su padre quien lo apoyó para ser un gran músico. Vino a Valledupar en 1976 para ganar el Festival Vallenato en la categoría Semiprofesional, creada por Alonso Fernández Oñate.

“Yo seguí los pasos de mi padre, José María Ramos Rojas, él era un gran músico y exponente del vallenato, en esa época nadie vivía del acordeón y únicamente hacía las parrandas bebiendo trago y en comidas con sus amigos. Su papá era un hombre acomodado, tenía dos fincas con tres estancias de café y ganado, entonces mi papá no vivía de la música”, relató ‘Chema’ Ramos.

TE INTERESARÍA LEER: Así fue la vida de ‘Chema’ Ramos, el décimo rey vallenato que murió en Bucaramanga

En 1977, un año después de su primer triunfo el Festival Vallenato, se convirtió en rey Profesional, en una noche magistral en la plaza Alfonso López.

La carrera para el rey

‘Chema’ Ramos derrotó en la final del décimo Festival Vallenato a Alberto Muegues, Ramón ‘Monche’ Vargas, Máximo Jiménez, Rafael Salas, Raúl ‘Chiche’ Martínez, Miguel Ahumada y hasta al legendario ‘Juancho’ Polo Valencia.

“La competencia estuvo muy dura porque todo el que va a participar se prepara”, declaró Ramos, en una entrevista que me concedió hace algunos años.

“A ‘Juancho’ Polo el jurado decidió declararlo fuera de concurso. Gracias a Dios me dio la fortaleza de ejecutar bien mi acordeón y cantar para obtener el primer puesto. ‘Juancho’ Polo tenía sus cualidades como buen músico y artista, era un hombre carismático, lo mismo que a Máximo Jiménez”, explicó ‘Chema’ Ramos quien estuvo acompañado en esa ocasión por Simón Herrera (padre del rey vallenato Juan David ‘El Pollito’ Herrera) y Abel Suárez, en la caja y guacharaca respectivamente.

TE INTERESARÍA LEER: Doris Adriana Niño en FOTOS inéditas: así era la ‘monita’ que murió amando a Diomedes Díaz

La dinastía Ramos es otra de las reconocidas en el Festival de la Leyenda Vallenata. Con su estilo enmarcado en Luis Enrique Martínez, otro de los representantes es José María Ramos Navarro, hijo del décimo.

En las primeras dos ediciones rey de reyes se inscribió y realizó unas buenas actuaciones, aunque el jurado calificador no lo tuvo en cuenta para ser el vencedor.

“Participé en el primer rey de reyes y pasé a la semifinal; cuando ganó ‘El Cocha’ Molina (1997) también me presenté e hice unas buenas presentaciones. Gracias a Dios mi nombre estaba muy bien relacionado con la gente. Recuerdo que en ese 1997 los reyes participamos en Barranquilla en un concurso rey de reyes que hizo Cervecería Águila, me lo gané y me premiaron con $500.000, por hacer la mejor presentación”.

Con sus dedos aún con brío y la nota cargada de melodía, ‘Chema’ Ramos pasaba la mayoría de su tiempo ejecutando el acordeón al interior de su casa.

Uno de los homenajes en vida más importante se lo realizó en marzo de 2009, el cantante Iván Villazón, con la producción ‘El vallenato mayor’, compacto al que lo invitó y del cual vendieron más de 60.000 copias.

Adiós a este juglar de la música vallenata, quien partió al encuentro con Dios y siempre lo recordaremos con su música, la nota alegre y llena de costumbres raizales.