Por: Karelis Rodríguez González


Mis redes




Comparte esta noticia

El oro que se llevó la atleta que no pudo seguir en competencia 

4 julio, 2022

Lina Dussan Orozco, tiene 24 años, es atleta y compite en gimnasia rítmica, en Valledupar la afición creció y se inclinó hacia ella al conocer de sus raíces cesarenses.

43F48DCA-6749-45F1-B189-DE935DB2897C


Última actualización julio 4, 2022 a las 09:16 pm

Lina Marcela Dussan Orozco, es la atleta que en el 2017, logró para Colombia cuatro medallas de oro, de cinco que se disputaron en gimnasia rítmica femenina individual. 

Para los Juegos Bolivarianos Valledupar 2022, Lina llegó a la capital del Cesar con la mayor preparación y dispuesta a igualar, e incluso, superar la hazaña de la edición anterior de estas justas deportivas. 

Encontró en la ciudad anfitriona una motivación más para superar sus marcas personales, para llenar de circunferencias doradas la tabla de medallería a favor de Colombia, pero sobre todo, quiso dejarlo todo en la superficie para que su madre la viera triunfar, junto a su familia materna, cerca de la tierra de donde se desprende parte de su árbol genealógico: Becerril, Cesar. 

Desde el primer día de competencias en el Coliseo de Gimnasia de la UPC, Dussan Orozco se sintió acompañada, “aquí está mi familia, está mi mamá y la mitad de Becerril, quiero sobre todo hacerla feliz” aseguró la gimnasta en declaraciones a Primera Línea. 

Dos medallas de oro, balance de las primeras competencias, entre balón, aro, mazas y cinta, Lina Dussan se colgó la circunferencia dorada por la modalidad individual general femenina y con un buen trabajo en equipo Colombia lo grupo recibió la medalla de oro Bolivariana. 

“Me sentí muy emocionada y contenta de sentir todo el apoyo de la gente del Cesar, me sentí nerviosa el primer día, pero el apoyo de la gente, sus aplausos, me ayudaron a sentirme más tranquila en el segundo y remontar” aseguró Lina. 

La atleta con raíces cesarenses fue directo a las finales individuales y el 3 de julio iba por todo, en la mañana aro y balón, luego de un receso mazas y cintas, completarían las cinco medallas por entregar en gimnasia rítmica femenina de manera individual. 

Tan alto como las expectativas de las 21 atletas de los 6 países participantes, estuvo la temperatura desde el día uno de las competencias de gimnasia rítmica, Lina Dussan Orozco hizo lo propio en los aparatos aro y balón, donde logró oro y plata, ya en este momento pensaría igualar medallero al de los Bolivarianos 2017. 

Pero lo inesperado ocurrió, al terminar su presentación con balón, la niña ojiverde se desvaneció en el tapiz, el calor hizo lo suyo y las fuerzas físicas de Lina Marcela fueron inversamente proporcionales a sus puntajes, se agotó y la directriz del médico le dio la vuelta a sus proyecciones, la atleta, hija de madre cesarense, no podía estar en las finales restantes: mazas y cinta. 

Fotografía: Leonardo Alvarado

Pasaron varios minutos antes de que el médico diera ese veredicto, Dussan fue atendida inmediatamente, y contaba con reponerse, pero así no fue, dos oros no competidos veía venir, sin desmeritar la competencia, que calificó desde un principio con muy buen nivel visto desde lo hecho por los países de Guatemala, Perú, Venezuela, Bolivia y Chile. 

Aplausos que valen oro

Poco el público entendía lo que ocurría, sólo vieron salir del coliseo una Lina Dussan con el rostro enjuagado en lágrimas, pero al mirarla, se apresuraban a decir que el malestar la acongojaba, esperaban por ella en dos finales más, una en su aparato fuerte que son las mazas y otra en cintas. 

No fue posible verla competir por estos dos oros, el sueño de Lina Marcela de hacer aún más feliz a su mamá alzándose en oro, en el lugar más cercano a Becerril, donde ha disputado medallas, se tuvo que detener por el problema médico. 

Pero Lina Marcela Dussan Orozco se llevó consigo el oro hecho aplausos, público, gritos de júbilo y orgullo, Valledupar la sintió propia y la apoyó al sentirla vecina de esta ciudad, “¡muchas gracias Valledupar!… solo me queda por agradecerle a la vida por darme la increíble oportunidad de participar en una bella competencia llena de alegría y amor” así describió la medallista el final de la jornada en su Instagram. 

Sobreponiéndose al impase con su salud y con la misma sonrisa que llegó a la competencia de los XIX Juegos Bolivarianos Valledupar 2022, Lina Dussan Orozco recibió en el podio dos medallas de oro y una de plata, de vuelta regaló sonrisas, abrazos y fotos a toda la afición que se enamoró de esta disciplina deportiva por admiración a ella. 

Al despedirse dejó claro que aquí, en el Cesar, estaría las veces que la inviten, sus raíces la llaman y el sabor costeño que de aquí ha heredado así se lo reclaman, Lina Marcela Dussan Orozco, levantó brazos por las victorias individuales, por las de sus compañeras de equipo y por las colegas de otras naciones, así se fue con una firme promesa escrita desde su Instagram: “pero de esto me levantaré más fuerte y con mas ganas de seguir trabajando por representar bien a mi país”.