Por: Carlos Mario Jiménez


Mis redes




Comparte esta noticia

Alcalde, la campaña pasó: usted es el jefe en Valledupar

El alcalde de Valledupar presentó como logros proyectos que son del resorte del gobierno nacional. Su inversión y gestión queda en deuda.

MELLO CASTRO RENDICIÓN DE CUENTAS
La ruta de gobernabilidad de Mello Castro no da un horizonte claro para el despegue de su administración. No hay una obra propia en marcha, ni a futuro con cimientos.


La humildad no es cuestión de vestuario, ni mucho menos los números son resultados exitosos de una gestión administrativa como la del alcalde de Valledupar, Mello Castro González.

“Plasmada la semilla”. “Incentivos a las empresas para generación de empleos”. “Este año, este año, este año…”. Ese es el discurso de Castro González, desde el 1 de enero de 2021, cuando comenzó el segundo año de su administración. No se le escucha decir: ya está en página, ya hicimos los diseños y estudios, firmamos el proyecto para… Llevamos un año y casi cuatro meses de la era ‘Valledupar en orden’, con una pandemia que le permitió analizar con más tiempo y serenidad la puesta en marcha de grandes obras, pero no, esculcado en el Servicio Electrónico de Contratación Pública, SECOP, existe carencia de estudios, diseños y planes a corto o largo plazo.

Mello Castro presentó la rendición de cuentas de su gestión en 2020: “cumplimiento del 21% del Plan de Desarrollo (en general). Cumplimiento de un 71% del plan de acción (2020)”, dejando ver le faltó un 29%, según sus propias cifras.   

“La pandemia nos obligó a hacer esfuerzos importantes”, pero también es cierto que les dio espacio para analizar la inversión de recursos para distribución equitativa en cuanto a cumplir con necesidades insatisfechas dentro del pueblo. Por ejemplo, Balcoldex, sin éxito, tiene el dinero en las cuentas porque los vallenatos no tienen claro, ni han sido ilustrados, ni bien informados sobre los beneficios del proyecto que firmó el presidente Iván Duque, en Valledupar.

TE INTERESARÍA LEER: Por estado de la tumba de Jorge Oñate, manager responde a críticas de seguidores

La ruta de gobernabilidad del Mello Castro no da un horizonte claro para el despegue de su administración. No hay una obra propia en marcha, ni a futuro con cimientos.

Leyendo los proyectos de infraestructura que habló en su exposición como moderador, el 90% son del orden nacional, como Policía Metropolitana, Pacto Cesar-La Guajira, o el desarrollo de la economía naranja (bastión de su antecesor ‘Tuto’ Uhía).  

Si habla de que “2021 es el año de la generación de empleo”, cómo lo logrará; acaso con las obras del SIVA en el Centro Histórico; con la contratación tardía (marzo) del personal (contratistas) de la Alcaldía que fue solo por cinco meses; con las vacunas. No, la reactivación económica no es con palabras ni mucho menos discursos en redes. Lo invito a darse una vuelta por las calles de Valledupar, esas que usted recorrió y hasta usó para dormir durante la campaña, donde se nota la falta de dinamismo y ofertas para los pequeños vendedores, comerciantes, amas de casa, tenderos y hasta los profesionales sin vinculación laboral.

Hoy, el Alcalde de Valledupar se dio el lujo de presentar como estrella de su gabinete al secretario de Gobierno, Luis Galvis, a quien se le exige mano dura en temas como espacio público, seguridad, orden en sectores como el balneario Hurtado o con la población migrante venezolana, entre otros, que le quedaron grandes no solo al funcionario sino a la administración en conjunto. Su presentación en público lo dijo todo.

Mello Castro puso una estrella a su informe de gestión con una ‘bomba’ lanzada al nuevo comandante de la Policía en Cesar, coronel Douglas Restrepo Murillo, a quien les exigió resultados y estrategias frente a las cámaras, pero se le olvidó algo alcalde, el jefe y líder de la Policía es usted, su Secretaría de Gobierno tiene la obligación de plantear estrategias y trabajar mancomunalmente con las autoridades. No es hora de cazar una distracción, ya es tiempo de tomar el ‘toro por los cuernos’.

Al final, su discurso no es lejano al de campaña, hoy devaluado porque ya no está aspirando, hoy es el alcalde. Inversiones del gobierno nacional y la Gobernación del Cesar hicieron parte de su exposición, aunque las tomó como propias (motocicletas a la Policía y otras).

En conclusión, estamos en Valledupar, una ciudad donde quienes son encargados de hacer control político a la administración municipal, como son los concejales (la mayoría de la coalición), parecen más secretarios o asesores de despacho que los propios funcionarios de Mello Castro González. Esa no es su razón de ser.

La deuda se agranda con la ciudadanía, no solo en materia administrativa sino política. Del discurso al hecho, eso no lo tienen claro ni los asesores y mucho menos el alcalde Mello Castro, quien al día de hoy continúa viendo a Valledupar, pero como aspirante y no como jefe de todo un gobierno.

Aquí puedes ver completa la rendición de cuentas de Mello Castro González