Por: Jorge Rosado


Mis redes




Comparte esta noticia

Tragedia de Fundación: Tribunal condenó a la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia a pagar millonaria indemnización

17 junio, 2021

El Tribunal indicó que la millonaria condena deberá ser entregada al fondo para la protección de los derechos colectivos, y desde ahí se repartirá el dinero entre todos los que sufrieron perjuicios morales y materiales.

descarga (3)


Siete años han pasado desde ese fatídico 18 de mayo de 2014 en el que murieron 33 niños calcinados al interior de un bus, además de una mujer de 42 años que viajaba con ellos en calidad de tutora, y 13 resultaron heridos en el municipio de Fundación (Magdalena) cuando se dirigían a una clase de evangelización en la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, que era liderada por el pastor evangélico Manuel Salvador Ibarra, quien contrató el vehículo.

Por este hecho, en las últimas horas el Tribunal Administrativo del Magdalena condenó a la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia al comprobarse la responsabilidad del suceso, por lo que deberá pagar 27.805 salarios mínimos legales mensuales vigentes, es decir, 25.261.565.430 millones de pesos como indemnización a los familiares de las víctimas y a los lesionados.

El Tribunal indicó que la millonaria condena deberá ser entregada al fondo para la protección de los derechos colectivos, y desde ahí se repartirá el dinero entre todos los que sufrieron perjuicios morales y materiales.

TE INTERESARÍA LEER: Hasta agosto: Duque extiende Ingreso Solidario

“Esto con el agravante de que se trataba de un transporte de niños, que muchos de ellos escasamente alcanzaban los 5 años de edad, lo que requería un especial cuidado en su custodia, medidas que evidentemente no se atendieron y allí que se deba ordenar la reparación de los perjuicios materiales y morales que se causaron en este hecho tan lamentable”, dice la sentencia.

Por otra parte, los familiares de los niños exigían también una condena al el Distrito de Barranquilla, pero el Tribunal logró comprobar que este no tuvo responsabilidad alguna sobre el siniestro, a pesar que la buseta estaba matriculada en la capital del Atlántico y de no estar en óptimas condiciones. Por este hecho también fueron demandados el Ministerio del Transporte, el municipio de Fundación y la Policía Nacional, pero fueron absueltos por el Tribunal.

El pastor evangélico Manuel Salvador Ibarra, y el conductor del bus Jaime Gutiérrez Ospina fueron condenados al ser hallados culpables y habían sido dejados en libertad en diciembre del 2017 por vencimiento de términos, luego de estar tres años presos en la cárcel Modelo de Barranquilla. Ibarra fue imputado por homicidio simple con dolo eventual en concurso homogéneo, y se le condenó a una pena de 10 años de prisión, sin embargo, no la terminó de pagar porque el 6 de mayo de este año murió a causa del covid-19. Gutiérrez Ospina sigue pagando su condena luego de ser recapturado en Bogotá en el 2019.