Generales

19 marzo, 2020

Qué nos enseña el coronavirus para hacer lo correcto y evitar el pánico injustificado

¿Prevención o pánico desmedido? ¿Información veráz vs fake news? ¿Castigo de Dios, venganza de la madre tierra, cuestión de azar?

Entre 1918 y 1919 un virus mató a cerca de 100 millones de personas en todo el mundo, para entonces terminaba la primera guerra mundial que duró cinco años y cobró la vida de, al menos, 10 millones de seres humanos.

La mal llamada gripe española se salió de control en todo el planeta debido a la poca información que se tenía entonces sobre el comportamiento de las pandemias.

Se dice que el gobierno estadounidense envió soldados infectados a Europa durante la guerra y que España fue el único país que hizo pública las cifras de la pandemia, mientras el resto de gobierno censuraba lo que ocurría con la letal gripe.

Desde entonces la humanidad se ha visto azotada por varias pandemias más, siendo la más reciente la gripe A H1N1 de 2009 y que cobró la vida de 18.337 personas, según datos de la OMS.

¿Por qué es importante saber todo esto?

Los científicos estiman que en la vida silvestre existen cerca de un millón y medio de virus desconocidos que podrían ocasionar una pandemia en cualquier momento, como la provocada por el brote de COVID-19.

El coronavirus SARS-CoV2, causante de la actual pandemia, es parte de los tres coronavirus, de los siete conocidos, que han provocado terror en pleno siglo XXI.

Síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) de 2012 y el Síndrome respiratorio agudo severo (SARS) de 2002 mostraron ya un ejemplo de cómo, en cuestión de semanas, la humanidad podría verse en jaque.

¿Es esto totalmente cierto?

El riesgo es real, pero existe un enemigo más peligroso que el mismo coronavirus y es la desinformación y la sobreinformación ocasionada por el fenómeno de las fake news y las redes sociales.

Por eso es importante recordar lo ocurrido con la gripe española, la peor pandemia que azotara la historia contemporanea del hombre y que, capaz, de no ser por los españoles y la difusión que hicieron de la enfermedad, pudo ser más catastrófica.

La desinformación

El ranking de países con más muertes provocadas por el Covid-19 al miércoles 18 de marzo son:

  • China +3.100
  • Italia +2.900
  • Irán +1.100
  • España +638
  • Francia +150

La cifra de muertos entre los primeros cuatro países y el resto es abismal, entre otras cosas, por la desinformación que los gobiernos promovieron al inicio de la propagación del coronavirus en sus territorios.

El hermetismo de China

China reportó a la OMS que el primer caso de coronavirus en ese país se generó el 08 de diciembre de 2019, sin embargo, una investigación dio con la fecha exacta de ese primer contagio, el 17 de noviembre, tres semanas antes.

No fue hasta el 7 de enero cuando el gobierno chino admitió que se trataba de un coronavirus nuevo, para entonces la OMS registraba 59 casos de neumonía, siete en estado grave, y 121 personas en cuarentena. Un mes después ya iban 1.665 muertos y 68.500 contagiados solo en China.

Italia nos da una radiografía de los grupos que corren riesgos fatales

El caso italiano es parecido y revela un dato a tener en cuenta por Colombia y el resto del mundo: la letalidad del coronavirus en la población.

De una muestra de 2.003 fallecidos en Italia, 1.757 son personas mayores de 70 años y solo 17 personas menores de 50 años fallecieron por complicaciones asociadas al Covid-19, según datos del director de Protección Civil de dicho país.

El Instituto Superior de la Salud de Italia reveló que de la decena de patologías más corrientes observadas en las personas fallecidas, las más frecuentes son hipertensión, diabetes y cardiopatía isquémica.

Según los datos del ISS, el 48,5% de las personas fallecidas tenían 3 ó más de esas patologías, y el 25,6% tenían 2 patologías. Sólo el 0,8% de las personas, tres en total, no tenían ninguna.

De 2.003 personas que murieron, solo tres gozaban de un estado de salud óptimo, el resto ya presentaba cuadros clínicos que se complicaron con el Covid-19.

El peligro del coronavirus no es su letalidad, sino su facilidad de propagación en grupos de personas vulnerables

Si tenemos en cuenta que Italia es uno de los países con mayor esperanza de vida, (82,54 años en 2016) y uno de los países con más adultos mayores del mundo, entendemos el por qué también de la alta tasa de mortalidad provocada por el brote de Covid-19.

Estas cifras no hacen menos grave al coronavirus, pero invitan a evaluar las medidas que otros países, especialmente de Latinoamérica, toman para controlar la pandemia sin infundir el pánico en la población que una vez mal informada, se convierte en la mejor aliada del Covid-19 y su propagación.

El gobierno de España reaccionó tarde ¿por negligencia?

El gobierno de España reportó el primer caso positivo de coronavirus el 26 de febrero, un hombre de 62 años que no había salido del país y que daba un panorama sobre la situación en el país; el virus llevaba días propagándose sin ser detectado.

Las autoridades esperaron hasta el 10 de marzo (13 días después) para tomar medidas de contensión importantes e informar a la ciudadanía sobre el comportamiento del coronarivus.

En una semana España pasó a 14.769 positivos por Covid-19 y más de 638 muertes, según cifras de este 18 de marzo.

De nuevo, la desinformación hizo un papel clave en la contensión efectiva de la pandemia que hoy tiene a la opinión pública culpando al gobierno de actuar de forma irresponsable.

Las redes sociales y fake news

Los rumores nacen, crecen y se reproducen cuando no existe información oficial, oportuna y certera, siendo las redes sociales y las apps de mensajería instantáneas verdaderos caldos de cultivos para la propagación del virus informativo denominado fake news.

Los medios y personas irresponsables se valen de los huecos informativos que dejan las autoridades competentes para crear este tipo de noticias de forma mal intencionada y egoísta.

Los especialistas aseguran que las fake news pueden afectar a la salud mental y generar angustia, confusión y estrés. En consecuencia, el fenómeno generado por el coronavirus generó compras nerviosas de productos que nada o poco aportan a frenar la propagación de la pandemia. Enumeramos algunas.

  • Vitamina C: El Invima informó que a la fecha no existe tratamiento farmacológico para curar o prevenir el coronavirus. El único modo de prevenir el Covid-19 es no entrar en contacto por el virus.
  • Tapabocas: la OMS emitió un comunicado para informar que las personas que no tienen los síntomas respiratorios «no requieren una máscara médica, ya que no hay evidencia disponible sobre su utilidad para proteger a personas no enfermas».
  • Gel antibacterial: debería ser una opción solo cuando no se cuenta con agua y jabón para lavar las manos y no como primera opción para eliminar el coronavirus.
  • Papel higiénico: su uso como utensilio desechable de nuevo está destinado a personas que presenten síntomas asociados al Covid-19.

Las compras compulsivas de estos productos es originada por una falsa sensación de seguridad y por el «miedo a qué pasará si me falta lo que otros tienen».

Ante la falta de información oficial respaldada por expertos en la materia, las fake news y las redes sociales propagan el pánico y estrés en la población. Esto complica más la tarea de cortar la cadena de contagio, ya que las personas salen a buscar modos de protección que solo logran exponerlo al coronavirus.

Letalidad del coronarivus

El coronavirus no es una sentencia de muerte, ya que la tasa de mortandad se calcula en 2% según expertos, número que variará según las medidas adoptadas por los gobiernos y la población en general.

En Italia de 2.978 personas diagnosticadas, fallecieron 35.713 para una tasa de mortalidad del 8,3%. España contabiliza 640 de los 15.014 personas infectadas, para un 4,26%. En Alemania, de 13.093 casos, apenas han reportado 31 muertes, un 0,24 de letalidad hasta este jueves 19 de marzo.

¿Qué hacer para evitar el coronavirus y no caer en el pánico injustificado?

  • Lávese las manos frecuentemente
  • Adopte medidas de higiene respiratoria (cubrirse la boca al toser o estornudar)
  • Mantenga el distanciamiento social (no salir de casa a menos que sea estrictamente necesario
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca
  • Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, solicite atención médica a tiempo
  • No crea en todo lo que dices las redes sociales y manténgase informado de fuentes oficiales como la OMS.
  • Para lidiar con el estrés relacionado al Covid-19 puedes ver la guía recomendada por la OMS.