Generales

22 enero, 2020

Por qué prohibirán el ingreso al Parque Tayrona durante todo febrero

Los ecosistemas del Parque Nacional Natural Tayrona tendrán el merecido descanso anual.

Tal y como se hace cada año, el cierre está encaminado a darle un descanso al área protegida y a permitir la restauración de los diferentes ecosistemas que la conforman.

Parques Nacionales Naturales de Colombia informa a la comunidad en general que, a partir del sábado primero de febrero y hasta el sábado 29 de febrero de 2020, se prohibirá el ingreso de visitantes y la prestación de servicios ecoturísticos en el Parque Nacional Natural Tayrona, en el marco de #RespiraTayrona.

La estrategia es una decisión concertada entre los cuatro pueblos indígenas Kogui, Wiwa, Arhuaco y Kankuamo pertenecientes a la Sierra Nevada de Santa Marta y Parques Nacionales, con la cual se busca darle un respiro a la biodiversidad presente en esta área protegida, permitir la regeneración de los procesos naturales de las playas, los ecosistemas y las especies que habitan allí, así como para realizar los procesos culturales de limpieza, sanación y protección ambiental y espiritual.

Actividades que se realizarán para darle un respiro al Parque Tayrona

Durante el cierre, se realizarán recorridos de Prevención, Vigilancia y Control y actividades de monitoreo de especies silvestres de importancia ecológica, como el paujil, el caimán aguja y el jaguar, y se realizarán jornadas de captura y extracción del pez león (especie invasora predadora voraz de especies de peces, crustáceos y moluscos de los ecosistemas marinos).

Así mismo, con las asociaciones de prestadores de servicios se realizarán jornadas de recolección de residuos sólidos en las playas y se adelantarán actividades que aporten al ordenamiento del ecoturismo con actores estratégicos institucionales y de la comunidad, con el propósito de la mejora en el servicio cuando se vuelva a abrir el Parque.

RespiraTayrona ha permitido durante los últimos años, la recuperación de los suelos, arroyos, quebradas, zonas acuáticas y el registro de fauna; lo que ha disminuido el estrés de los ecosistemas presentes en el segundo Parque Nacional más visitado de Colombia.