Generales

20 abril, 2020

Por qué el coronavirus NO es suficiente para revertir el calentamiento global

A pesar de las reducciones de CO2 producto de la paralización de gran parte del parque industrial, el planeta aún no consigue el respiro necesario para recuperarse de más de un siglo de contaminación constante.

La contaminación del aire en las principales ciudades del mundo disminuyó en el último mes, pero aunque el cielo se vea más azul durante el día y las estrellas brillen más de noche, aún el planeta está lejos de tener un respiro producto de la contaminación.

En Europa, por ejemplo, imágenes satelitales muestran una disminución en concentraciones de dióxido de nitrógeno de entre 45% y 50% respecto a marzo y abril de 2019.

Los océanos, los que más sufren con la pandemia

Aunque no existe cifras que lo confirmen, el consumo de utensilios plásticos como medida de prevención para el contagio del coronavirus sigue en aumento en época de confinamiento.

También se disparó el uso de mascarillas y guantes desechables que tras su utilización no suelen ser reciclados y que, sin el debido tratamiento, podrían terminar contaminando los mares.

Venimos de un sistema que ha favorecido el usar y tirar y la producción lineal de un montón de productos, incluyendo guantes, mascarillas, toallas, etc. En este tipo de situaciones lo que premia es la salud pero tenemos que tener en cuenta que si tuviéramos sistemas reutilizables seríamos capaces de hacer frente a esta situación y no estaríamos creando o contribuyendo más al problema de los residuos que ya teníamos».

Alba Flores, responsable de la Campaña de Plástico en Greenpeace España.

La Fundación Oceans Asia encontró en pequeñas islas deshabitadas del archipiélago de Soko (entre Hong Kong y Lantau) miles de mascarillas usadas, con una alta probabilidad de ser utilizadas en los últimos meses por la población y personal sanitario como protección contra el nuevo coronavirus Covid-19.

Si bien la pandemia redujo la emisión de gases de efecto invernadero al aire, los mares son los mayores afectados con el arribo de basura con materiales no degradables -plásticos y similares-, por lo que aumenta la preocupación por su impacto ambiental.

En lo que se supere la pandemia, los niveles de contaminación volverán

La ONU ya reveló que el parón industrial «no sustituye la acción climática coordinada», por lo que descarta que la pandemia se traduzca en una acción efectiva para afrontar el cambio climático.

La portavoz de este organismo señaló que el dióxido de carbono, principal gas causante del efecto invernadero, ha estado presente en la atmósfera y el océano durante siglos, por lo que el planeta sigue abocado a un cambio climático pese a una caída temporal de las emisiones como a la actual.

Kaisa Amaral, representante de la ONG internacional Carbon Market Watch señaló que la caída de las emisiones será de corta duración, con lo que descarta que el planeta se recupere de tantas décadas de contaminación.

Algunos estiman que la caída anual de las emisiones globales este año podría ser de alrededor del 5.5%. Sin embargo, ni siquiera se acerca a lo que se necesita para encaminar al mundo para mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 grados. Las emisiones de CO2 tendrían que caer un 7.6% anual para eso. Además, incluso si estamos reduciendo nuestras emisiones, se espera que la cantidad de carbono en la atmósfera aumente nuevamente este año».

Kaisa Amaral

La agencia SINC resaltó que la inacción de los gobiernos por cumplir las metas establecidas para evitar que la temperatura global aumente podría costarle al mundo cientos de billones de dólares hasta 2100.




    Notas Relacionadas



  • Cargando...