Farándula

14 octubre, 2020

Julián Rojas se juega su última carta contra las drogas

Personas como Cielo Gnecco; Silvestre Dangond; Diomar García y Carlos Pinzón, aportan el recurso económico para costear el tratamiento de Julián Rojas.

Durante 90 días, sin teléfono celular, sin contacto externo y sin escuchar su amado acordeón, Julián Rojas comenzará su nuevo tratamiento contra las drogas.

En la tarde de este miércoles, el rey vallenato 1991 fue recluido en el Hospital Psiquiátrico San Camilo, de la ciudad de Bucaramanga. Allí permanecerá bajo el cuidado de profesionales nunca antes visto por Julián, quien además, solo podrá escuchar a su familia cada ocho días.

«Julián se quedó muy triste y nostálgico, pero prometió a su esposa e hija que esta será la vencida. Tenemos toda la fe, lo hice y lo seguiré haciendo con la esperanza de que este hombre salga adelante de sus problemas», dijo Álvaro Álvarez, quien lo trasladó desde Villanueva hacia la Ciudad de Los Parques.

Rojas es uno de los mejores acordeoneros del vallenato, desde muy niño conoció el mundo de las drogas que con el tiempo lo absorbió hasta llevarlo a pasar días en ollas, sin tener conocimiento y perdiendo su dignidad. Hoy busca esa oportunidad de la que tanto ha hablado, pero que ha sido difícil aprovechar.

En esta oportunidad, personas como Cielo Gnecco de Monsalvo, primera dama del Cesar; Silvestre Dangond; Diomar García y Carlos Pinzón, son quienes aportan el recurso económico para costear el tratamiento de Julián Rojas, estadía y manutención de su familia.

El Hospital Psiquiátrico San Camilo, cuenta con un equipo multidisciplinario  conformado por: psiquiatras, médicos generales, neurólogos, bacteriólogos, psicólogas, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, enfermeros y auxiliares, los cuales conforman un grupo de más 200 colaboradores del área misional, además del amplio grupo de personal que enmarca la labor administrativa de nuestra institución.

Los mejores éxitos a Julián Rojas, quien necesita su propia voluntad y decisión para salir avante de este triste suceso.