Mundo

11 noviembre, 2019

¿Evo Morales a México por golpe de Estado? la verdad sobre la tensa situación en Bolivia

Evo Morales aceptó el asilo ofrecido por el gobierno de México y será cuestión de horas para que se nombre al presidente encargado de Bolivia.

Booking.com

Bolivia, un país del que apenas se habla en el escenario internacional es ahora el punto de mira de todo el mundo con la crisis política y social que estalló tras las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre.

La tensión que venía acumulándose desde varios meses terminó después que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendiera por sorpresa el conteo rápido con el 83% escrutado y que hasta ese momento obligaba a una segunda vuelta entre Evo Morales y Carlos Mesa.

Tras las elecciones, el conteo se reactivó al día siguiente con un 95% de avance dando como ganador a Evo Morales por un pequeño margen.

Morales se proclamó presidente electo para un cuarto periodo consecutivo y llamó a sus seguidores a defender su elección contra el presunto golpe de estado que se había puesto en marcha para derrocarlo.

El Fraude

La Organización de Estados Americanos publicó un informe levantado por su misión observadora en el que revela que no se respetó la cadena de custodia de las actas y que hubo manipulación de datos.

Las protestas se intensificaron y fue entonces cuando Evo Morales llamó a repetir las elecciones, propuesta que para el alto mando militar de Bolivia no fue suficiente.

La explicación simple está en este trino, pero vale la pena profundizar más en el tema.

¿Qué pasó durante esas horas? ¿Por qué es un golpe de Estado? o ¿Por qué no lo es?

El  21 de febrero de 2016 Evo Morales perdió el referendo con el pretendía modificar la Constitución de Bolivia para ser candidato presidencial.

La consulta la ganó el NO con 2’682.517 votos contra 2’546.135 votos por el SI, solo 136.382 votos de diferencia, una muestra de lo polarizado que estaba el país desde entonces.

Gracias a la influencia del gobierno de Evo Morales en el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo Electoral, el presidente pudo inscribir su candidatura a pesar de los resultados del referendo.

Esto se tradujo en una tensa crisis política en Bolivia que estuvo acompañada por protestas en varias partes del país.

Bolivia posee casi la misma población que la Costa Caribe (11 millones aprox.), a pesar de ser casi 10 veces más extensa.

Claves de la auditoria de la OEA

La OEA comprobó que hubo irregularidades en el 23% de las actas cuestionadas donde Evo Morales sacó el 99% de los votos a su favor.

Según el Tribunal Supremo Electoral, Morales sacó 2'889.359 votos y el candidato opositor  2'240.920. 

También se comprobó que el MAS, partido de Morales, había alcanzado el 100% de votos en algunas actas, lo que para la OEA es imposible.

En las actas del exterior, como las contadas desde Argentina, el 38% de las auditadas tenían más votos que electores habilitados para votar.

Las Fuerzas Armadas Bolivianas le dieron la espalda al fraude

El general Williams Kaliman, en nombre del alto mando de las Fuerzas Armadas bolivianas sugirió a Evo Morales la renuncia para pacificar y evitar un derramamiento de sangre.

Esto también motivado por un motín policial que pedía la salida de Evo Morales ante la cuestionada elección.

Es aquí donde diversos líderes de izquierda como Gustavo Petro afirman que existe golpe de Estado contra Morales quien aceptó el asilo de México.

¿Hay golpe de Estado contra un gobernante que ignoró los resultados de un referendum, torció las leyes para inscribirse por cuarta vez como candidato presidencial (las leyes solo permiten dos), comete fraude para ganar las elecciones y renuncia al cargo para «evitar un derramamiento de sangre»?

Quién es el nuevo presidente de Bolivia

La renuncia de Evo Morales no es oficial hasta que el Senado no haga oficial el nombramiento del presidente interino y se realicen nuevas elecciones en un plazo de 90 días.

“En caso de impedimento o ausencia definitiva del presidente del Estado, será reemplazado en el cargo por el vicepresidente y, a falta de éste, por la presidenta del Senado, y a falta de ésta por el presidente de la Cámara de Diputados. En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días”

Carta magna de Bolivia en el parágrafo I del artículo 169.

La línea de sucesión presidencial acaba en la Cámara de Diputados y si renuncian la mayoría de las autoridades llamadas a asumir la Presidencia del Estado, debe asumir el decano de los senadores o diputados.

“Si la actual presidenta del Senado decide no asumir el cargo de presidente del Estado, entonces debe renunciar al Senado, si eso ocurre, asume el primer vicepresidente de la Cámara de Senadores. Si éste a su vez renuncia, asume el segundo vicepresidente”, explicó el constitucionalista José Antonio Rivera.