Por: Carlos Mario Jiménez


Mis redes




Comparte esta noticia

“El primer festival fue un parrandón”: 53 años de la corona de Alejo Durán

EL 29 de abril de 1968 se entregó la primera corona del Festival Vallenato, con el Negro Alejo como rey y un Emiliano Zuleta descalificado.

PRIMER FESTIVAL VALLENATO ALEJO DURAN
Darío y ‘El Turco’ Pavajeau son una biblia del folclor, creadores también del Festival Vallenato.


En sus mentes guardan históricos y desconocidos episodios del vallenato. La mirada de Darío y ‘El Turco’ Pavajeau se ilumina cuando hablan de la historia del Festival de la Leyenda Vallenata y del reconocimiento que adquirieron los acordeoneros en la región.

“El primer festival fue un parrandón”, asegura Roberto ‘El Turco’ Pavajeau. Él, junto con sus hermanos Darío y Armando ‘El Yío’ (Q.E.P.D), son otros de los gestores del Festival Vallenato, costumbre popular que se tejió entre las parrandas de Armando Pavajeau, Hernando Molina Céspedes, ‘Coli’ Botero, entre otros.

Darío y ‘El Turco’ tienen tantas vivencias en sus mentes que uno al otro se ayudan cuando de recordarlas se trata. Hablan del nacimiento, el crecimiento y la expansión del festival, que pasó de verse en riñas de gallos, el Café La Bolsa y las parrandas, a ser el evento más grande de acordeones en el mundo.

“Alfonso López Michelsen puso la pauta porque era el hombre de prestigio, presidenciable, de mucho empuje. Hizo una reunión y dijo que se crearía el Festival de la Leyenda Vallenata, eso no fue donde Óscar Pupo como dicen, fue en la casa de Pedro Castro, ahí vivía el doctor López”, explicó Darío Pavajeau, quien destacó al expresidente como “un hombre parrandero”, mientras que a Rafael Escalona lo definió como “un gran exponente del folclor”.

TE INTERESARÍA LEER: La deuda que ‘Cocha’ Molina le pagó a Fernando Dangond 40 años después

‘El Turco’ se encargó de darle el dinero para los pasajes a Alejandro Durán para que viniera desde Sincelejo al primer Festival Vallenato, en Valledupar, del cual salió airoso. “Me dijo que venía, le entregué 200 pesos para los pasajes, pero no quería concursar, sin embargo ya yo lo tenía inscrito”, señaló ‘El Turco’ Pavajeau.

Por su parte, Darío le regaló el primer acordeón a Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza, el segundo rey vallenato y el primer rey de reyes del certamen.

“Nosotros estudiábamos en Medellín y cuando vinimos a Valledupar nos dijeron que había un acordeonero, era ‘Colacho’ Mendoza, que tenía un puesto de corbata para buscar leche en una finca. Él también vendía lotería y fue mi hermano ‘El Yío’ quien lo encontró tocando una parranda donde Norberto Baute. Comenzamos a promoverlo, no tenía acordeón y arrendaba uno donde ‘Moralito’ (Lorenzo Morales) por 10 pesos durante tres o cuatro días, así fue como en Medellín le compramos uno en la casa Conty; el dinero lo conseguimos con unas monedas de oro que yo me llevé de la casa, que lo utilizaban para hacer unos dientes y yo las cogí para comprarle el acordeón a ‘Colacho’ que me costó 240 pesos”, rememoró Darío, quien también aportó instrumentos en la carrera de Emiliano Zuleta Baquero, Alfredo Gutiérrez, Antonio ‘Toño’ Salas, Emiliano Zuleta Díaz, Andrés Landero, Luis Enrique Martínez, Ramón Vargas, José María ‘Chema’ Martínez.

Incluso, por llevar el vallenato al Club Valledupar, uno de los más prestantes de la sociedad vallenata, Darío fue multado en dos ocasiones; la primera por ‘Colacho’ Mendoza y una última, que le costó 5.000 pesos, por hacer sonar las notas de Emiliano Zuleta Díaz en el recinto.

“Nunca le dije nada ‘Emilianito’ para no resentirlo con el Club Valledupar. Esta región sobresalía nada más por la ganadería y el algodón, pero cuando apareció la música vallenata, Valledupar recibió prestigio y comenzaron a pararnos bola. ‘Juancho’ Castro creador del Club Valledupar me respondió que dos personajes se ponían de ruana el club: Álvaro Molina Maestre (hermano de Jaime Molina) y ‘Poncho’ Castro Palmera, pero después a los 30 años se permitió la entrada de la música”, sostuvo.

TE INTERESARÍA LEER: ¿Si no es Festival Vallenato, qué respira mi alma?

Estos hermanos son piezas fundamentales en la columna vertebral del Festival de la Leyenda Vallenata. Pagaron premios durante los cinco primeros años y el dinero que recogían durante el evento, lo repartían entre los ganadores, como pago de regalías.

“Los primeros festivales nosotros invitábamos a los músicos y le pagábamos las regalías, que era lo poquito que se producía aquí. La mayoría de cosas salían de mi bolsillo; por ejemplo, el premio de Calixto Ochoa lo pagué yo porque la comadre Consuelo me dijo que yo era el que había parrandeado con él todo el tiempo”, reveló entre risas Darío.

Al tiempo que ‘El Turco’ refirma la confesión de su hermano: “Fueron cinco o seis años que pagábamos las pensiones donde se alojaban los músicos, pero se creció tanto que dejaron de hacerlo. Todavía debieran de pagarles, porque eso (festival) produce para todo eso, pero no les pagan nada”.

El ser uno de los personajes más importantes para el Festival Vallenato, formar agrupación con José Tobías Gutiérrez, hermano de Gustavo, Alfredo Cuello (guacharaca), Rodolfo Cabas (caja), regalar 27 acordeones a sus amigos de parranda, significa para Darío Pavonea “una emoción grande, es lo que más nos llena y nos congratula. Llevamos el espíritu de la música y nos agrada cuando vemos a esos grandes artistas de la música vallenata”.

De los cambios que ha sufrido el vallenato, los hermanos Pavonea Molina aseguran es parte de la lógica de la vida. “La juventud va modernizando y cambiando, pero creo que más tarde regresará al vallenato tradicional. Yo le paré bolas a lo que decía ‘Chico’ Bolaños en 1967 y fue cuando comenzó a gustarme la música”, aduce Darío Pavajeau.

Los 29 de abril se realizaban en Valledupar las fiestas de la Virgen del Rosario, que se centraba en peleas de gallos con la participación de galleros de la costa Atlántica, hecho que era todo un espectáculo para la región.

“Ese año le iban a dar el premio al viejo Emiliano (Zuleta) pero lo llamó ‘Porra’ Acuña, el locutor tres veces y no apareció en la tarima porque estaba parrandeando donde María Namén, quien era novia de Alfonso Murgas. No vino y perdió la competencia”, manifestó Darío Pavajeau.

Y precisamente, en 1968, ese 29 de abril se coronó como primer rey del Festival Vallenato, Alejandro Durán Díaz, quien derrotó a competidores como Luis Enrique Martínez, Emiliano Zuleta Baquero, Ovidio Granados y Alcides Moreno.

Alejo en el Festival

Del primer Festival Vallenato no se conoce material audiovisual, simplemente algunas fotos en casa de Ovidio Granados y los hermanos Pavajeau, sin embargo, aquí recordamos a Alejo Durán en su participación del primer Festival rey de reyes, que ganó Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza.