Farándula

24 noviembre, 2020

El legado de Iván Villazón se extiende: su hijo Crispín salta al canto

Crispín, quien hereda la vena artística de su padre Ivan Villazón, desde muy pequeño manifestó su gusto por los sonidos tropicales.

La vida de Crispín, hijo del cantante Iván Villazón, sonríe gracias al crecimiento y aporte musical que recoge como legado.

Con la grabación de ‘Viejo trapiche’, un son cubano de su autoría que evidencia las cualidades vocales y musicales, Crispín Enrique, como lo saluda su padre en cientos de canciones, se presenta a la industria musical mostrando una faceta muy interesante.

El sencillo, que fue grabado en Iván David Estudio en Barranquilla, contó con la dirección, producción, mezcla y sonido de Iván David Villazón, hermano mayor de Crispín, fue escrita en honor a su abuelo Crispín Villazón de Armas, exgobernador del Cesar, con una letra que rememora las tradiciones de un viejo trapiche y se complementa con el contrapunteo del tres que resalta en su melodía.

TE INTERESARÍA LEER: ¡Silvestre Dangond escribió una nueva historia desde el río Guatapurí!

El videoclip que se filmó en la finca La Carolina, ubicada en Pueblo Bello, Cesar, y estuvo bajo la dirección de Bryan Cuadro, quien en medio del paisaje resaltó el ‘Viejo trapiche’, que se mezcla con la imagen de su abuelo, quien durante el rodaje fue honrado a través de una escultura.

Crispín, quien hereda la vena artística de su padre Ivan Villazón, desde muy pequeño manifestó su gusto por los sonidos tropicales, se dejó cautivar por la fuerza del bongó, el ritmo del güiro y el color de la campana, elementos que hoy acompañan su son cubano.

El tema publicado bajo el sello discográfico de Valdupari ya se encuentra disponible en todas las plataformas musicales y es el debut en grabaciones para el joven oriundo de Valledupar.