Mundo

26 marzo, 2020

EE.UU. ofrece $15 millones de dólares por la cabeza de Maduro y $10 millones por varios miembros de su cartel

Para el Departamento de Estado, Maduro y varios chavistas de su círculo más cercano están involucrados en narcotráfico y terrorismo.

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, anunció la mañana de este jueves la presentación de cargos criminales por narcotráfico contra Nicolás Maduro, presidente fraudulento de Venezuela.

En rueda de prensa, Barr añadió que la denuncia incluye cargos de lavado de dinero y se extiende a varios funcionarios del gobierno chavista.

Maduro, quien ya contaba con sanciones individuales, ahora se convierte en un objetivo claro del gobierno de Trump para forzar un cambio en el país.

Con esta medida, desde la Casa Blanca continúan los esfuerzos por presionar al régimen de Maduro al que califican de ‘ilegítimo y dictatorial’.

Según Whashington, Maduro junto a otros altos cargos de su círculo se aprovechan del poder que ostentan para traficar drogas, incluso se le considera líder del cartel que colaboró con las FARC antes del proceso del paz y sigue colaborando con disidentes de la guerrilla colombiana.

Otros funcionarios venezolanos también tienen acusaciones por narcotráfico

Según reporta la agencia Reuters, el ministro de Industria de Venezuela, Tareck Zaidan El Aissami, también fue acusado este jueves de evadir las sanciones impuestas en febrero de 2017 al contratar empresas estadounidenses para reservar vuelos privados y de violar la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico.

Otro de los acusados son Diosdado Cabello Rondón, presidente de la “ilegítima” Asamblea Constituyente; Hugo Carvajal Barrios, exdirector de la inteligencia militar; el general retirado Cliver Alcalá Cordones.

El gobierno ofrece USD $15 millones por información que de con la captura de Maduro y USD $10 por la captura del resto de integrantes del cartel. Los señalados se enfrentarían a penas de hasta 30 años de prisión.

La Justicia de Estados Unidos acusa en concreto a Maduro, entre otros cargos, de haber recibido US$5 millones por parte de las FARC en 2006 cuando era canciller en el gobierno de Hugo Chávez.

Además de Maduro, otros altos dirigentes acusados por corrupción, narcotráfico o lavado de dinero son Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ); y Vladimir Padrino, ministro de Defensa.

El fiscal general Barr no quiso confirmar si es la primera acción de este tipo en la historia contra un gobernante. «No reconocemos a Maduro como presidente de Venezuela, pero esto ya pasó con (Manuel Antonio) Noriega (en Panamá a finales de los 80), a quien tampoco reconocíamos».

«Es lo mejor que podemos hacer en este momento: hacer lo posible para que el pueblo de Venezuela pueda salir de esta gente», dijo Barr.