Farándula

5 mayo, 2020

Ciro Quiñónez se despidió del vallenato y entró al popular con impulso de los grandes

El cantante nacido en Cúcuta dejó su carrera en el vallenato y entró al mundo del popular. Aquí cuenta las razones del cambio y asegura que nunca encontró apoyo de otros colegas.

Ciro Quiñónez se cansó de las desigualdades en el vallenato, así lo considera el cantante nacido en Cúcuta, Norte de Santander, quien ahora es artista del género popular.

Entre las explicaciones, Ciro narra que lastimosamente “nunca sentí apoyo en el vallenato de los demás artistas” y cree que “todavía tienen en la cabeza de que el género solamente lo hacen los nacidos en Valledupar, la gente de la costa”.

La del joven norte santandereano fue una carrera de muchos altibajos. Su éxito más importante fue ‘Corazón’, con el acordeón de Carlos Torres, pero también pasó por escándalos por su desorden a nivel personal. Hoy se considera una persona madura y espiritualmente llena de fe.

TE INTERESARÍA LEER: Jean Carlos Centeno abre el camino a la supervivencia del vallenato

El vallenato en su vida es historia hace dos años. Fue una década interpretando la música de Diomedes Díaz, Poncho Zuleta, Jorge Oñate, Iván Villazón y sus propias obras en todo el territorio colombiano. Hoy, con toda una empresa detrás y el apoyo del cantante Yeisón Jiménez, Ciro Quiñónez forma parte de la industria popular y consolida su nombre especialmente en el interior del país.

En esta entrevista Quiñónez narra para PRIMERALINEA los efectos del cambio y lo que viene para su carrera. Actualmente logró reunir a 12 intérpretes de los más importantes en lo popular, como Jessi Uribe, Alzate, Yeison Jiménez, Paola Jara, Jhonny Rivera, Jhon Álex Castaño, entre otros para grabar ‘Cómo no creer en Dios’.

¿Por qué Ciro Quiñónez deja el vallenato?

Siento que todo empieza desde que Dios pone en mi cabeza esa canción de ‘Regalada sales cara’ y que es un show vallenato se me da por cantarla como última canción. Lo hice porque dentro del público estaba la prima del personaje que se la hice; simplemente le pedí grabarla y llevársela. La gente se alzó a cantarla como si la conocieran y esa fue la primera señal que Dios me empezó a mandar cuando me advirtió me encasillaría en otro género. En ese momento comienza la semilla de dejar el vallenato y comenzar en lo popular.

¿Qué le llamó la atención de la música popular y cuánto influyó Yeison Jiménez para hacer el cambio?

Me llamó la atención la unidad de los artistas. A parte de que soy un artista muy versátil, ya había hecho urbano y pop, pero me llamó la atención las letras. La primera influencia es Giovany Ayala con quien grabé ‘Regalada sales cara’ y me lleva de la mano para mostrarme el género, obviamente Yeison llega en un momento a consolidar y darle un cambio empresarial a la carrera de Ciro Quiñónez.

¿No sintió apoyo en el vallenato y por eso prefirió lo popular?

Nunca sentí apoyo en el vallenato de los demás artistas. Siento que todavía tienen en la cabeza de que el género solamente lo hacen los nacidos en Valledupar, la gente de la costa. Traté contra viento y marea, creo me gané el respeto de muchos colegas; grabé con Peter Manjarrés, compuse con Omar Geles.

Creo falta mucha unión y respaldo de los artistas pegados, para que el vallenato se construya a nivel internacional. Es un género que nos representan en todo el mundo como colombianos, pero no sentí el apoyo ni de emisoras, ni de los artistas como sí está pasando en lo popular.

El vallenato y popular son dos géneros muy escuchados. ¿Cómo está trabajando para que se le reconozca como artista popular y no de vallenato especialmente en la zona de los santanderes?

No ha sido muy difícil, la gente cuando llego a cantar quiere escuchar es ‘Regalada sales cara’, pero iba con mi show vallenato. Yo intenté grabar vallenato, pero la gente misma me exigió la música popular, por eso no hubo ningún problema en el cambio, luego volví a grabar popular con ‘Hasta el amanecer’ y encontraron el estilo que querían.

¿Cómo no creer en Dios? ¿Lidera usted esta canción y por qué la hizo? ¿Cómo fue el contacto con tantos artistas?

Es una bendición, una canción que le doy gracias a Dios por cambiarme de género. Digo que si la hubiese hecho en vallenato no podía reunir a Peter a Silvestre y a todos los grandes que reuní en el popular. Lo hice por ese afán de querer dar un mensaje de esperanza, de que existe una luz en el camino y decirle a todo el mundo que lo único que nos salva es nuestra fe. Es un sueño hecho realidad, porque en poco tiempo es la primera vez que se reúnen 12 artistas a cantarle a Dios.

¿Qué espera de la música popular en estos días de aislamiento?

Más que esperar es trabajar. Estoy esperando que pase esta cuarentena para lanzar mi disco al mercado. Son 13 canciones, dos de la autoría de Yeison Jiménez, el resto son de mi autoría. Viene organizar y programar con el equipo de Yeison y eso me da plus para manejar la carrera; aquí soy muy organizado, inversionistas para así poder recoger. Tuve cambio de imagen, bajé 11 kilos y simplemente me dejé una barba.

    Notas Relacionadas



  • Cargando...