Por: Equipo Primera Linea


Mis redes




Comparte esta noticia

Así votó el cesar: panorama político de cara a elecciones del 2022

17 septiembre, 2021

Las curules se obtienen con estructura, plata, votos y amarres políticos o acuerdos programáticos dirían otros.

elecciones-regionales-2019-cesar
El partido CD ganó la presidencia en un cerrado duelo con Gustavo Petro y la realidad no podría ser distinta.


El domingo 11 de marzo de 2018 se desarrollaron las elecciones para elegir senadores y representantes en Colombia, el ambiente y el escenario que se vivió en ese momento es totalmente diferente al panorama político que se avizora hoy en día. En ese entonces, la oposición del gobierno de Santos estaba fortalecida en cabeza del partido Centro Democrático, con un Álvaro Uribe encabezando la lista de su partido con más de dos millones y medio de votos; obtuvo 19 curules en el Senado, 16 del partido Cambio Radical, 15 curules del Partido Conservador y 14 por parte del Partido Liberal y partido de la U también con 14 escaños en la cámara alta.

El partido CD ganó la presidencia en un cerrado duelo con Gustavo Petro y la realidad no podría ser más distinta, una pandemia mundial vigente que ha matado sin distingo de estratos a miles y miles de colombianos y afectado a cientos de miles; esta pandemia ha cambiado la forma de vivir de muchos, un país como Colombia con una economía debilitada, que sufrió un año 2021 de protestas ciudadanas, desmanes por parte de vándalos, ataques a instituciones públicas y privadas. Los bloqueos, marchas, operativos policiales y retenes han golpeado duro el ánimo y a la economía de los colombianos, ha desatado una ola de ira en contra del gobierno y seguramente el castigo se verá en las urnas. Duque ha sido el mandatario con la más baja aprobación en toda la historia de Colombia y eso pesará en las elecciones legislativas y presidenciales.

En el Departamento del Cesar, en marzo de 2018 había 776.634 electores habilitados para votar, se animaron a hacerlo 400.369 o sea el 51,55 % del total de aptos para votar, distribuidos en 2.282 mesas instaladas en los 25 municipios. Votos no marcados 11.360 y votos anulados 34.058, una cifra por demás alta.

TE INTERESARÍA LEER: Desde Valledupar Gustavo Petro se enteró de la personería jurídica otorgada por la Corte a su partido Colombia Humana

El poderío de los actuales y desde hace rato “dueños” del gobierno departamental, la familia Monsalvo y sus aliados, se hizo evidente en las elecciones parlamentarias donde impulsaron dos senados y tres de las cuatro cámaras que se eligen en el Cesar. Es así como Didier Lobo Chinchilla, exalcalde de La Jagua de Ibirico sacó la cuarta votación de partido Cambio Radical 86.744 votos. La quinta votación del partido de la U fue José Alfredo Gnecco Zuleta, con 76.161 votos; hay casos diversos de aspirantes oriundos del Cesar que sacaron votaciones muy bajas como Sergio Araujo Castro, 8.450 votos, de allí en adelante algunos pocos conocidos no sumaron entre todos ni 3.000 votos en las listas. Caso especial es el del Partido Conservador y Equipo Azul en cabeza de Ape Cuello, quien se consolidó como la mayor votación de Cámara en estas elecciones con más de 55.000 votos.

Los llamados Votos Fugados o votos por personas oriundas de otras regiones en las listas de senado es abrumador: del Cesar se van más de 150.000 votos para candidatos “extranjeros”, camuflados en diferentes listas, votos que sirven para elegir senadores que nunca o jamás le sirven al Cesar para nada, son votos perdidos y que obedecen a negociaciones particulares con algunos dirigentes regionales.

Llama la atención que el partido Colombia Justa y Libre sacó 10.795 votos en un departamento que no llevaba nadie en la lista de Senado. senadores muy votados con votos en el Cesar están: Álvaro Uribe 8.623, Efraín Cepeda con 6.795 votos, José David Name con más de 6.106 votos, Hugo Alejandro Vásquez Vargas del Polo Democrático Alternativo que sacoó 5,318 votos, Eduardo Pulgar con más de 4.500 votos, Luis Eduardo Díazgranados con 5.500, Daira Galvis, 3.596 votos, David Bargüil con 3.427 votos

En la elección de Cámara el partido del U alcanzó la mayor votación con 97.451 votos, que le permitieron sacar dos curules, siendo en su orden José Eliecer Salazar, candidato de Cielo Gnecco con 34.016, Cristian Moreno Villamizar con unos dudosos 30.852 votos (pienso que hubo algo anómalo a nivel de Registraduría) y la revelación de esta campaña que fue el joven Fawzi Muvdi con casi 21.00 votos.

El partido Conservador logró reunir tres nombres que le sumaran 20.000 votos a los ya mencionados más de 55.000 de Ape cuello, de esa manera junto a los votos por el partido casi 10.000, suman 84.000 que no alcanzaron para dos curules, pero si para posicionar como los candidatos a vencer en las elecciones de 2022.

El partido Cambio Radical logró una curul que se veía enredada, debido al bajo perfil del hoy representante a la cámara Eloy Quintero, quien de manera hábil logró sumar 31.050 votos que le aseguraba la última curul disponible en el Cesar, esos votos sumados a los 21.000 entre votos por la lista y los otros tres miembros de la lista, dieron los numero necesarios para ganar un escaño.

Panorama 2022

Hay una constante en la representación parlamentaria, el bajo perfil y la poca gestión de otros: buscan reelegirse el senador José Alfredo Gnecco Zuleta, no se destaca por su brillantez intelectual, pero cuenta con el botín departamental que le asegura una votación cautiva y comprada con dádivas en muchos municipios y la Alcaldía de Valledupar, que si bien está muy mal administrada, le endosa unos votos a Gnecco, quien tendrá que buscar votos en La Guajira y el Magdalena para asegurar su curul.

El senador Didier Lobo Chinchilla hace causa común con Ape Cuello, lo que le sumaría varias alcaldías del Cesar y le tocara echar mano de una buena chequera para movilizar votos de otros departamentos; ya La Jagua de Ibirico no es su tesorería y eso pone en dificultades su curul.

De allí en adelante suenan nombres como el médico Álvaro Portilla, pero creo que ni chicha ni limonada, además lo vemos mal rodeado, lo que le pone el camino cuesta arriba en un departamento donde los votos de opinión se evaporaron o los compraron los dueños de las chequeras.

Se dice en mentideros políticos que Juan Manuel Daza, representante a la Cámara del partido Centro Democrático por Bogotá, aspiraría al senado, no vemos cómo este muchacho sin estructura en el Cesar saque más de 5.000 votos para una elección de este calibre, máxime cuando Centro Democrático no tiene votos en el Cesar, Uribe sí, pero el partido no, y ahora menos con este mal gobierno. La única esperanza de Daza es que por temas de partido Ape Cuello lo apoye si hay movimientos entre el CD y partido Conservador.

Se llevarán unos votos en esta elección los mismos de siempre, senadores del Atlántico, Bolívar, Magdalena y la sabana de Córdoba y Sucre, esta vez sumado a un guajiro hijo de vallenata: es Alfredo Deluque Zuleta, representante a la Cámara del partido de la Unidad Nacional, actual mandamás de La Guajira, tiene gobernación y la mayoría de las alcaldías. Otro que esta vez sí sacará unos votos es Antonio Sanguino del Partido Verde, sacudiendo el trapo de ser oriundo de este departamento.

Una cámara segura en el Cesar es la de Ape Cuello (sabe mucho de política y tiene carisma y aceptación como parlamentario), que si arma bien su lista podría llevarse dos curules y dejarle dos para repartan entre el partido de la U y Cambio Radical si logran armar una lista fuerte. El partido de la U tendrá un fuerte dilema para elegir entre el antiestético y de perfil subterráneo de Eliécer Salazar, con un paso funesto por el congreso y el “resbaloso” de Cristian Moreno Villamizar, quien tiene en Miguel Durán Gelvis, el soporte de su aspiración; Miguel sabe mucho de política y de mover fichas.

El partido Cambio Radical sí que la tiene más dura, la cabeza visible el político que más ha saltado por todas las estructuras políticas y partidos, Eloy “Chichí” Quintero, pretende dejarle su puesto a Carlos Felipe, su hijo, algo que con lo grave que anda el Departamento del Cesar no sería raro, eso sí sacan los “ñoños” y “Chichí” tiene fama de duro, a no ser que la alcaldía del Mello no va, saque algunos recursos para financiarle la campaña a uno de los extraterrestres hijos de Chichí. Así de grave andamos que uno de estos muchachitos, aparecen hoy como adalides de la política del departamento.

Los otros como el Partido Liberal, y alternativos, no tienen como llegar, o tienen nombres llamativos, votos ni plata, así es complicado. En el Cesar los votos son cautivos, no están en Twitter ni en redes sociales.

Las pretensiones de aspirantes y posibles candidatos como: Alejandro Aroca Dhagil, hermano del exalcalde de Chiriguaná, Gustavo Aroca Dhagil; Rafael Oñate, quien sería el candidato del Partido Verde; Gonzalo Gómez, Antonio María Araujo, y una decena más de “necios”, no deja de ser un embeleco, porque repito, los votos de opinión en el Cesar no existen, las curules se obtienen con estructura, plata, votos y amarres políticos o acuerdos programáticos dirían otros.

Por: Miguel Maldonado Martínez

Consultor estratega y asesor de campañas electorales