Farándula

3 noviembre, 2020

Artistas del vallenato se rinden y le cantan a Dios

Un trabajo discográfico del acordeonero Rolando Ochoa, la grabación de Silvestre Dangond, hechos fundamentales que le dan un vuelco al género.

En el vallenato, los pecados son un pan de cada día. Desde el pensamiento, hasta la manera de grabar los mensajes en muchas canciones, especialmente, si son de la nueva generación.

Se pasó de contextos como “brota un amor verdadero, como una flor sin espinas, dame el perdón por tus besos, aunque el dolor me lastima” a desparpajos de la talla de “cada parte de tu cuerpo, quiero que sea solo mío, hoy quiero besar tu cuerpo y te pintaré tu ombligo, que nada nos interrumpe quiero que esta noche sea especia, quiero que tu boca sea el inicio de lo que aquí va a pasar, quiero que amanezcas en mi cama y que hagamos muchas cosas ricas”.

De la línea romántica y poética, a un grotesco sensualismo enmarcado en algo llamado vallenato. Todo esto conlleva críticas, rechazo y lo más grave es que son canciones que raramente suenan en la calle, emisoras y canales especializados. El mensaje no trasciende. No llega por muy fácil o corto que sea.

TE INTERESARÍA LEER: Rolando Ochoa convocó a un ‘ejército’ y creó ‘La Fania de Cristo’

Pero algo está pasando y así se ve con las últimas grabaciones. Por ejemplo, Silvestre Dangond lleva dos canciones exclusivamente con mensajes cristianos, ‘Cuidado con Judas’ y ‘Tengo un Dios’; ‘El Mono’ Zabaleta acaba de lanzar su sencillo ‘Todo se lo debo a Él’; Rolando Ochoa hizo un disco completo, al invitar a otros acordeoneros y cantantes, exclusivamente para halagar a Dios. Peter Manjarrés también cantó mensajes de reconciliación, entre otros.

Ya se conocen casos como el de Héctor Arturo Zuleta, Luis Guillermo Zabaleta, Dagoberto ‘El Negrito’ Osorio, Osmar Pérez, Luis Fabián Peña, Los K Morales, Jonathan Jaraba, son algunos de los que practican alguna religión distinta al cristianismo.

¿Miedo? Es una conclusión recurrente, porque los humanos son conscientes del pecado a diario, pero especialmente artistas del vallenato, género del que existen escándalos por el consumo de drogas, licor sin frenesí, promiscuidad, estafas, hurtos y muchos más que algunos son capaces de afrontar como Julián Rojas, pero otros que nadie es capaz de aceptar.

De todas maneras, el mensaje hoy está dando un vuelco de la mano de Dios, gracias a la aplicación de letras y citas bíblicas llenas de sabiduría.

Aquí les dejamos algunas de las canciones que han sido grabadas con un relato divino.

Tengo un Dios – Silvestre Dangond

Todo se lo debo a Él – Mono Zabaleta

Padre Bueno – Kanner Morales

Experiencias vividas – Diomedes Díaz

No te llevas na’ – Peter Manjarrés

Toma de mí – Erick Escobar